Alcalá de Henares, un destino turístico en alza

Que una ciudad sea considerada un destino turístico estable y asentado tiene que ver con factores tan diversos como sus circunstancias históricas, la conservación de su patrimonio, sus fiestas, eventos o actividades culturales, sus infraestructuras o la simple y básica conciencia de serlo. En un sentido muy amplio, ser destino turístico en la actualidad depende de ser capaz de ofrecer de una manera competitiva toda una serie de productos destinados a un determinado y elegido tipo de visitante. La especialización es básica en este sentido, y por ello se debe tener muy claro qué ofrecer, de qué manera y a quién. Por ello, hay que tener mucho cuidado y no equivocar la estrategia; hay que saber con qué se cuenta y tener claro cómo conseguir promocionar de la manera más rentable tus recursos.

Todo esto viene a cuento de las muchas posibilidades que ofrece Alcalá de Henares, es decir, de todo su importante potencial como destino privilegiado para el turismo cultural, idiomático, gastronómico y de negocios en la Comunidad de Madrid. Que es así, lo sabemos todos desde hace mucho tiempo, aunque también es una certeza ante la que muy pocos han contado con la suficiente agudeza histórica a la hora de percatarse de esta realidad y comenzar a explotarla en el sentido más positivo y solidario de la expresión.

La aparición de la Universidad de Alcalá de Henares en el horizonte histórico alcalaíno de finales del siglo XX sirvió para transformar actitudes, abrir posibilidades y, sobre todo, para recuperar física e intelectualmente el concepto de ciudad del saber, de cultura y de educación que se había perdido hacía mucho tiempo. Digamos que esta realidad nos enseñó que Alcalá de Henares tenía muchas más posibilidades de las que una visión corta y sesgada daba a entender. Para algunos, se podría definir con el símil de entender la ciudad como un diamante en bruto, porque, en realidad, eso es la que era y aún, en parte, sigue siendo.

En la actualidad, después de conseguir logros tan sobresalientes como recuperar para el urbanismo histórico de Alcalá de Henares la función universitaria o recibir el título de Patrimonio de la Humanidad, la ciudad ya se valora desde fuera y desde dentro como un destino turístico a tener en cuenta, tanto es así que bien podría definirse como la candidata perfecta a ser capital del turismo cultural de la Comunidad de Madrid. La realidad parece indicar que todavía nos queda un largo camino para que los demás lo vean así, aunque nosotros, desde dentro, cada vez lo veamos más claro. No hay más que echar un vistazo al calendario de eventos culturales, con las dos recientes e importantes declaraciones como fiestas de interés turístico nacional para la Semana Cervantina y el Don Juan en Alcalá, o al número de museos o salas de exposiciones con que cuenta Alcalá de Henares. Por otra parte, el aumente en camas hoteleras ha sido casi espectacular en los últimos 20 años.

Alcalá de Henares, destino como ciudad de congresos, ¿por qué no? Pero, ¿y Madrid? Sus infraestructuras para el turismo de negocios son tantas y está tan cerca que parece improbable que este hecho permita un desarrollo adecuado del sector en nuestra ciudad La realidad, en cambio, parece desmentir este argumento. Alcalá de Henares, que si bien es cierto todavía no cuenta con las infraestructuras necesarias, como por ejemplo un palacio, auditorio, sala o lugar polivalente donde se puedan desarrollar de manera competitiva congresos o reuniones, comienza a ser ya un destino apetecible para los organizadores de congresos y viajes de incentivo. Otra vez aquí la Universidad vuelve a ser protagonista. No hay más que observar con cierta atención para percatarse de cómo aumenta cada año el número de congresos o reuniones desarrollados por los diferentes departamentos universitarios. Aunque, en la actualidad, sigue siendo el mundo de la empresa quien más valora la ciudad en este sentido. Todo ello unido a la amplia oferta y la profesionalidad que ofrecen nuestros establecimientos hoteleros. Y es que, a pesar de las carencias, cada vez contamos con mayores y mejores infraestructuras: las diferentes salas universitarias gestionadas por la Fundación General de la Universidad, algunas salas municipales o, como señalaba, las magníficas instalaciones que ofrecen nuestros hoteles.

Ahora lo que toca es dar el paso definitivo, que desde mi punto de vista está en el compromiso de las instituciones de la ciudad con un proyecto riguroso y eficaz en torno a la parte aún no rehabilitada del antiguo cuartel del Príncipe. Un proyecto con sus pros y sus contras (con problemas a estudiar sobre movilidad, sobre cómo puede afectar a la zona donde se ubica la infraestructura…), pero que bien desarrollado puede armonizar perfectamente las necesidades de los ciudadanos de Alcalá de Henares, las de la Universidad y las de las empresas y colectivos que ven en el área metropolitana de Madrid y el aeropuerto de Barajas en lugar perfecto para desarrollar sus propuestas de congresos o reuniones.

Pero sobre todo, puede ser un buen proyecto para afianzar a nuestro sector turístico. Todavía no hemos sabido organizarnos, se desarrollan propuestas aisladas sin contar con la realidad empresarial y turística de la ciudad tomando como referencia destinos que no cuentan con las mismas necesidades ni características socio económicas que nosotros. Hay que hablar, coordinarse y llegar a un modelo de gestión de nuestros recursos turísticos participativo y que armonice las necesidades, los proyectos y las ilusiones de todos. Ya no vale tomar iniciativas porque “otros lo hacen” o porque tengo la capacidad unilateral de hacerlo (un ejemplo claro de este tipo de actitudes es la iniciativa de las llamadas «visitas municipales» que en contra de la libre competencia e igualdad de oportunidades destruyen las posibilidades de crecimiento de las pequeñas empresas de visitas turísticas de la ciudad). Repito, hay que hablar, todos queremos y debemos participar del futuro de nuestro turismo, solucionar problemas y organizarnos. Todos queremos crecer en igualdad de oportunidades como pequeños o medianos emprendedores, como empresarios que sueñan con crear empleo y vivir de su trabajo o como instituciones públicas volcadas en la excelencia y calidad de sus servicios y capacidades.

Alcalá de Henares necesita organizar su sector turístico si queremos que se convierta definitivamente en un elemento de crecimiento económico, de vertebración social y en un sector donde potenciar por parte de las administraciones públicas el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. Nuestra ciudad cuenta con recursos suficientemente diferenciados y singulares: tranquilidad, servicios personalizados y trato más humano y cercano, una más que sobresaliente oferta de ocio, restauración, cultura y deporte y el encanto de su maravilloso recinto histórico Patrimonio de la Humanidad.

Cada vez es mayor el número de personas que vienen a conocer nuestra ciudad como visitantes o turistas o que asisten a una reunión, convención o congreso. Quizá todavía no sean las suficientes, pero la actual realidad y los diferentes indicadores turísticos permiten asegurar que la ciudad se encuentra en la mejor disposición para alcanzar unidos y coordinados retos que parecían imposibles.

Enrique M. Pérez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.