Alcalá de Henares y el Libro de grandezas y cosas memorables de España

Es muy probable que Pedro de Medina naciera en Sevilla hacia 1493. Su trayectoria vital, sus estudios, su espíritu innovador hicieron de él casi un prototipo de hombre del Renacimiento: historiador, geógrafo, astrónomo, cartógrafo, matemático…

En 1548, publicó, dedicándosela a Felipe II, una de sus obras más interesantes desde el punto de vista historiográfico: «Libro de grandezas y cosas memorables de España».

Dentro de lo referido al «Reino de Castilla y León», encontramos el capítulo XXXI, titulado: «de la villa de Alcalá de Henares, de su nombre y de la notable universidad que en ella es».

En 1566, se imprimió en Alcalá de Henares una edición de la obra. En esta edición se dice que fue «impresa en casa de Pedro de Robles» y que se vende «en casa de Luis Gutiérrez, en Alcalá de Henares».

El capítulo dedicado a Alcalá de Henares es el siguiente:

«Alcalá de Henares, villa que primero según Pomponio se llamó Compluta. Dícese de Henares por el nombre de un río así llamado que junto a ella pasa. Estando en esta villa el rey don Juan primero de Castilla, aconteció que un domingo antes de comer cabalgó en un caballo y salió fuera de la villa y andando corriendo por un barbecho, al cabo de la carrera estropezó el caballo y cayó y metióse el rey el arzón de la silla por los pechos, de lo cual murió.

En esta dicha villa, el ilustrísimo y reverendísimo don Francisco Ximénez de Cisneros, Cardenal de España, Arzobispo de Toledo, de muy felice recordación, fundó y dotó una universidad señalada que en esta villa hay con muy grandes privilegios y rentas. En esta universidad son muchos colegios donde residen gran número de colegiales y donde se leen y enseñan todas ciencias y facultades, de los cuales es principal el colegio mayor, que tiene treinta colegiales. Aquí es el rector, que gobierna toda la universidad. En este colegio mayor es una iglesia muy rica donde está sepultado el cuerpo del Cardenal suso dicho. En la cual, de más de la muchas riquezas de que está adornada, tiene muchas y maravillosas reliquias. Porque como su fundador hubiese sido muchos años gobernador de España y erigiese esta iglesia para su enterramiento, dotola de grandes bienes espirituales y temporales. En esta iglesia está enterrado el cuerpo del muy sabio maestro Antonio de Nebrija, al cual la universidad hace cada año muy solemne aniversario. Sirven este iglesia seis capellanes, donde contino se canta el oficio divino.

En esta universidad es un insigne colegio de Teología y Medicina donde son veinticuatro colegiales, todos maestros o licenciados, son seis médicos, los demás teólogos. Eligen entre si un vicerrector. Hay un colegio trilingüe o de tres lenguas, Griego, Latín y Hebraico. Aquí son treinta colegiales y un vicerrector. De estos, los doce son griegos y doce latinos y seis hebraicos. Hay un colegio de frailes franciscos dentro del compás del colegio mayor que tiene muchos religiosos sujetos al rector de la universidad, y no me acuerdo de haber visto en España frailes sujetos a lego si no estos. Hay tres colegios de artes que tienen a veinticuatro colegiales. De gramática hay tres colegios que tiene cada uno treinta colegiales y tres preceptores mayores, medianos y menores, y un vicerrector. De teología se leen cada día siete cátedras, cánones, medicina, artes, matemáticas, griego, retórica. De estas facultades se leen muchas cátedras.

En el colegio mayor es una y grande librería muy llena de libros donde hay muchos originales escritos de mano de lenguas antiguas. Hay en esta universidad ordinariamente tres mil estudiantes, dándose todos muy continuamente al ejercicio de las letras, y así se ve contino salir de esta universidad personas muy señaladas en letras y doctrina. Aquí es un teatro que es un gran edificio y muy notable hecho a la traza del anfiteatro de los Romanos. Es una pieza tan grande que cabe en él toda la universidad. Aquí se dan los grados y títulos a todos los que se gradúan.

La iglesia mayor de esta villa se llama san Justo y Pastor: en ella es una cosa muy excelente y notable y es que todos las prebendas de esta se dan solamente a doctores o maestros en Teología de aquella universidad, de manera que aquella santa iglesia siempre es proveída de sabios. Son las prebendas sujetas al Rector de la universidad por la institución que el dicho Cardenal dejó. Este excelente y muy memorable prelado fue gobernador de España mucho tiempo. Hizo hechos muy señalados. Entre otros, fue que pasó en persona un ejército grande a conquistar la tierra de África, donde ganó de los moros la ciudad de Orán.

Esta villa de Alcalá es del Arzobispo de Toledo. Aquí es la Arzobispal, que es muy grande y suntuosa, tiene muchas y muy ricas piezas de salas y aposentos, especialmente una sala que es edificio singular en grandeza y altura. El río Henares pasa muy cerca de esta villa en distancia tan conveniente que ni sus avenidas o crecientes pueden infestar sus muros, ni su lejura cansa a los que a él van. Es río muy apacible y deleitoso de ver. Lleva agua todo el año en buena cantidad: sus riberas son adornadas de árboles, especialmente sauces muy altos y muy puestos en orden, que ponen a los estudiantes mucho contento y recreación.

De esta villa fue el glorioso mártir San Félix, que fue monje de muy santa vida y predicando la santa fe, le fue cortada la cabeza, y aquí parecieron martirio los santos Justo y Pastor, que en el campo llamado loable les fueron cortadas sus santas cabezas».

Visitas guiadas en Alcalá de Henares: visitasguiadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.