El Empecinado y la Batalla del Zulema

Alcalá de Henares en la Guerra de la Independencia

Juan Martín Díez, conocido como “el Empecinado” fue protagonista de un hecho histórico que otorgó cierto protagonismo a Alcalá de Henares durante la Guerra de la Independencia: la Batalla del Zulema.

Nuestro protagonista fue un héroe, un militar nacido de la profunda convicción del deber de defender a su país de la invasión napoleónica.

Nació en Castrillo de Duero (Valladolid) en 1775 y murió ejecutado (ahorcado) por culpa de Fernando VII en Roa de Duero (Burgos) en 1825. “Empecinado” por ser de Castrillo de Duero, cuyos habitantes recibían ese apodo debido a la pecina o cieno entre verdoso y negro del arroyo Botijas, aunque él acabó cambiando el significado de la palabra y la unió a la idea de defender casi de manera intransigente una postura o una manera de pensar.

Como militar, dirigió uno de los grupo de guerrilleros más importantes y activos contra las tropas francesas. Nombrado capitán de caballería en 1809, pronto va a ser protagonista de importantes episodios bélicos en zonas de la península como las sierras de Gredos, Ávila y Salamanca, para seguir más tarde por provincias como Cuenca, Guadalajara y Madrid.

El tiempo acabó haciendo de su figura un gran héroe, tanto por la lucha que mantuvo por defender la libertad de su pueblo como por su total compromiso a la hora de mantener las creencias y los ideales con los que se había comprometido. Su figura fue tratada por Benito Pérez Galdós en la novela Juan Martín el Empecinado, en parte de los Episodios Nacionales y fue además retratado por Francisco de Goya.

Posiblemente, el hecho bélico más importante ocurrido en Alcalá de Henares durante la Guerra de la Independencia fue la “Batalla del Zulema”, junto al puente del mismo nombre situado sobre el río Henares. En ella, las tropas de “el  Empecinado” se enfrentaron a las francesas el 22 de mayo de 1813. Se produjo un número reducido de víctimas (tres muertos por cada bando), lo que hizo que el choque bélico puede que no pasara de ser una simple escaramuza a orillas del Henares cuando ya quedaba poco para el final de la contienda. El 27 de mayo de 1813, Alcalá de Henares se vio libre definitivamente de las tropas napoleónicas.

En un principio Fernando VII dio su consentimiento para que la ciudad de Alcalá de Henares levantara una pirámide conmemorativa en recuerdo de aquella batalla. Pero el mismo rey decidió en 1823 destruir el citado monumento por ser el símbolo de un «liberal». Pero los complutenses no olvidaron al héroe de la Guerra de la Independencia y en 1879 se levantó un monumento a Juan Martín Díez junto al antiguo convento de mercedarios (por aquel entonces cuartel de Caballería). El monumento, un busto en bronce obra de Carlo Nicoli), se sitúa en la plaza del Empecinado, al final de la calle del mismo nombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here