Pedro Gumiel, arquitecto de Cisneros en Alcalá de Henares

Pedro Gumiel, arquitecto de Cisneros en Alcalá de Henares

Pedro Gumiel fue el artífice en gran parte de la modernidad en Alcalá de Henares. Nació en Alcalá hacia 1460 y murió en 1519, siendo enterrado en la capilla universitaria de San Ildefonso. Un gran intelectual y artista, su arquitectura muestra el ideal artístico de su principal mentor: el cardenal Cisneros.

Cisneros le conoció trabajando, con obras tan bellas como la biblioteca del Colegio de Santa Cruz en Valladolid (1493), luego vendrían grandes proyectos promovidos por el Cardenal, como la dirección de las obras del retablo mayor de la Catedral de Toledo (1497-1504) o el diseño de la antesala capitular también de la Catedral (1504-1512).

Y luego, Alcalá de Henares y el sueño universitario de Cisneros. El Cardenal encargó a Pedro Gumiel el diseño de un gran complejo educativo, que comenzó a construirse tras la llegada de la autorización del papa Alejandro VI en abril de 1499, aunque ya antes, el 14 de marzo, se había puesto la primera piedra del que sería Colegio Mayor de San Ildefonso.

Pero antes, hubo que preparar el terreno situado al otro lado de la antiguo Plaza del Mercado: explanación, cimentaciones, trazado de calles… Las obras del colegio comenzaron en 1501 y siempre con prisas, con la urgencia impuesta por Cisneros, que deseaba que su gran proyecto comenzara cuanto antes. Eso si, arquitecto y arzobispo coordinaron una manera común de entender el arte y la sociedad donde, con el debido filtro ideológico y religioso, cabía casi todo: el estilo Cisneros. Una bella mezcla, donde se fueron mezclando el exuberante gótico final, el Renacimiento decorativo (plateresco) en yeso y la tremenda expresividad del estilo mudéjar, con sus bellos artesonados de lazo.

Pedro Gumiel reflejó toda su potencia artística y arquitectónica en las zonas más nobles del colegio de Alcalá de Henares, la Capilla de San ldefonso y el Paraninfo, reforzando la idea de una arquitectura como representación física del gran proyecto ideológico y educativo de Cisneros.

En su Alcalá de Henares natal también se encargó de otros trabajos, como la dirección en las obras de la nueva iglesia de los Santos Niños, y en Toledo fue el artífice del convento de San Juan de la Penitencia (1514), obra ejemplar del gótico tardío. Además, colaboró en obras en Sigüenza y en Miraflores de la Sierra (torre de la iglesia de Santa María la Mayor).

Un arquitecto y artista que desarrolló su potencial en grandes propuestas innovadoras en su época, como el riguroso esquema ortogonal que dio a la nueva fundación universitaria de Cisneros en Alcalá de Henares, convirtiéndose en el precursor de la nueva manera de entender la arquitectura en el renacimiento español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.