Las Santas Formas de Alcalá de Henares

Las Santas Formas de Alcalá de Henares forman parte de la historia de la ciudad como una de las tradiciones religiosas más antiguas y arraigadas. En la antigua iglesia del Colegio Máximo de la Compañía de Jesús podemos admirar una capilla dedicada a este milagro que es sin duda es uno de los más bellos monumentos de Alcalá de Henares.

En 1597, un anónimo penitente arrepentido, posiblemente de origen morisco, tras confesar su robo, entregó al padre jesuita Juan Juárez un papel en el que venían envueltas 24 Formas Consagradas. Juárez, temeroso de que estuvieran envenenadas, las guardó en un lugar húmedo para que se corrompiesen. Pero pasado un tiempo las Formas seguían frescas, por lo que decidió, tras consultar al superior del Colegio Máximo de jesuitas, ponerlas en un lugar aún más húmedo junto con otras formas no consagradas. Meses después, las consagradas seguían tal cual mientras que las otras estaban descompuestas.

En 1608, visitó el Colegio Máximo el Provincial de la Orden en Toledo para comprobar el milagro, trasladando las Formas al altar mayor de la iglesia. Una junta de doctores de la Universidad trató el tema y tras sus conclusiones fue ratificado el milagro en 1619. Desde 1624, estuvieron en una valiosa custodia de plata, donación del Arzobispo de Santiago, Agustín Espínola, que era sacada en procesión todos los años el quinto domingo después de Resurrección y que constituía una de las más arraigadas y multitudinarias tradiciones alcalaínas.

Las Santas Formas de Alcalá de Henares

Tras la expulsión de los jesuitas, fueron trasladadas a la Magistral, donde permanecieron en su custodia hasta la Guerra Civil de 1936. Al inicio de la contienda, tres sacerdotes decidieron esconderlas en un lugar seguro. Y tan seguro fue que, muertos los tres al poco tiempo, no quedó rastro del lugar del escondite. De esta manera desaparecieron quizá para siempre las Santas Formas y su bella custodia de plata.

A finales del siglo XVII, se decidió construir una capilla en honor del milagro de las Santas Formas. No se sabe quién fue el autor de esta magnífica obra que se encuentra en el lado del Evangelio, junto a la cabecera de la antigua iglesia de los jesuitas, actualmente parroquia de Santa María. Tiene forma de cruz griega y una excepcional cúpula sobre tambor, decorada en su interior por Juan Vicente de la Ribera con pinturas de efecto de arquitecturas fingidas. En 1786, Pedro de los Ríos fabricó las vidrieras de las ventanas.

El retablo posterior es una obra moderna del arquitecto Emilio Tuñón. El que se sitúa delante, es barroco del siglo XVIII.

Entre 1714 y 1718, se construyó la sacristía de la capilla, ya plenamente barroca tanto por su forma octogonal con cúpula oval como por su decoración.

En la actualidad, el en retablo barroco se sitúa una copia de la antigua custodia y se veneran 24 formas consagradas. El obispado de Alcalá de Henares, tras una profunda reforma del conjunto, recuperó el culto hace unos años, manteniendo la capilla abierta durante gran parte del día. El acceso se realiza a través del callejón de las Santas Formas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here