Juan Huarte de San Juan y el ajedrez

Dice al hablar del origen del ajedrez el español Ruy López de Segura en su Libro de la invención liberal y arte del juego del ajedrez, muy útil y provechosa para los que de nuevo quisieren aprender a jugarlo, como para los que ya lo saben jugar, publicado en Alcalá de Henares en 1561 que “el que inventó el juego del ajedrez hizo un modelo del arte militar…”, es decir, un modelo muy valioso de enfrentamiento intelectual y estrategia.

Juan Huarte de San Juan y el ajedrez

Estrategia, sentido común, inteligencia, imaginación, valores humanos… ¡Cuántas cosas reúne uno de los grandes juegos o deporte estratégico nacido de la inteligencia humana! Y no creo que fuera casualidad que la obra de este gran ajedrecista nacido en Zafra se publicara en Alcalá de Henares. Una ciudad que a mediados del siglo XVI eclosionó como uno de los centros intelectuales más poderosos de Europa.

Incluir y potenciar al ajedrez como parte del sistema educativo debe ser casi una obligación. Desde hace tiempo se trabaja en incentivar la práctica de este juego en el aula como una manera de potenciar el desarrollo intelectual. Pero el unir la pedagogía y el ajedrez no es algo de lo que podamos presumir como una invención reciente. Y es aquí donde quiero referirme a uno de los grandes estudiantes y maestros de Alcalá de Henares en el siglo XVI: Juan Huarte de San Juan. Su obra, Examen de ingenios para  las ciencias…, publicada en 1575. El objetivo de Huarte de San Juan: mejorar la sociedad a través de la educación, eso sí, atendiendo a la singularidad de cada individuo (a los dones que entrega la naturaleza), a sus capacidades físicas e intelectuales: “es obra donde el que leyere con atención hallará la manera de su ingenio, y sabrá escoger la sciencia en que más ha de aprovechar: y si por ventura la huviere ya profesado, entenderá si atinó a la que pedía su habilidad natural”.

Un visionario, un adelantado a su época o, simplemente, un científico que supo pensar atendiendo a la razón y a la observación científica. Y este sentido, Huarte de San Juan repara en el ajedrez y en el importante papel que históricamente había tenido en la educación de las clases más altas. ¿Por qué no aplicarlo a todos los ingenios humanos? ¿Puede el ajedrez ayudar a definir el tipo de inteligencia para la que está dotada cada persona?: “El juego del ajedrez es una de las cosas que más descubren la imaginativa…”, independientemente de los conocimientos adquiridos. Lo importante es la intuición la imaginación: “un teólogo escolástico doctísimo que yo conocí, cayera en la cuenta de una cosa que dudaba. Éste jugaba con un criado suyo muchas veces; y perdiendo, le decía…”

Huarte de San Juan no habla de técnica al referirse al ajedrez, para él lo importante del juego radica en su valor pedagógico y en su función de ayudar a definir las capacidades intelectuales de las personas. Todo ello, sin olvidar algo fundamental: las aspectos psicológicos que se pueden estudiar en el desarrollo de una partida.

Juan Huarte de San Juan y el ajedrez

Ruy López de Segura, Huarte de San Juan, el humanismo, la inteligencia y la imaginación, el ajedrez, tantas materias y disciplinas y una ciudad, Alcalá de Henares, que se erguía orgullosa de su importancia como ciudad del saber.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here