El Colegio de niños cantores o Seises de Alcalá de Henares

Nuestra ciudad también contó con un un grupo de jóvenes cantores conocido como “Seises”. El Colegio de niños cantores o Seises de Alcalá de Henares, conocido oficialmente como “Colegio de Infantes de los Santos Justo o Pastor” debe su fundación en el siglo XVII a dos canónigos de la Magistral, uno el abad Beno del Rey y otro el maestrescuela Antonio Escudero de Rozas.

Fue una fundación testamentaria, conociéndose solamente los términos del testamento de Antonio Escudero, fechado en 1668. Este antiguo colegial del Mayor de San Ildefonso dejó ordenado a Diego García de Olalla que crease un colegio, bajo la advocación de los Santos Niños, “en que se críen muchachos que sirban al choro de la Santa Iglesia”, legando mil ducados de renta anual para su sustento. La fundación no se hizo efectiva hasta el año 1702.

El colegio tenía rector, cargo que siempre recaía en el sochantre de la iglesia Magistral, y estaba bajo la protección del Abad y Cabildo de la iglesia de los Santos Niños, encargados, además, de redactar sus ordenanzas. Estudiaban seis niños internos y otros seis externos que para ingresar tenían la obligación de saber leer y escribir. Además de estudiar gramática y canto, debían  asistir todos los días al coro de la Magistral, cantando acompañados de los músicos de la capilla. La institución tuvo su sede en la casa de uno de los fundadores, Antonio Escudero, que estaba en la actual calle de los Seises, cercana a la ermita de Santa Lucía. Los colegiales vestían traje encarnado con manto y beca.

La situación del colegio, que desde sus orígenes contó con muchas rentas y donaciones, comenzó a empeorar a principios del siglo XIX, llegando al punto de ser incautados sus bienes por el Estado en 1841, cerrándose el colegio y vendiéndose su edificio.

El colegio en el siglo XX

Parece que la muerte del Colegio de los Seises dolió mucho al cabildo de la Magistral ya que, en octubre de 1901, decidió refundar la institución con igual número de escolares y casi con idénticas funciones. Se instaló en una casa del siglo XVII que había pertenecido al Marqués de la Salud, en el actual número 7 de la calle de Santa María la Rica. La dirección del colegio recaía en un canónigo de la Magistral.

Pero pronto el cabildo de la principal iglesia de Alcalá de Henares iba a mostrar una nueva inquietud: la necesidad de que en la ciudad hubiera un seminario menor. El obispo de la diócesis de Madrid-Alcalá, José María Salvador y Barrera, dio autorización para esta fundación, que comenzó su andadura en 1907. En su definitiva función de seminario se mantuvo en el edificio de la calle de Santa María la Rica hasta 1945, fecha en la que se trasladó al Palacio Arzobispal, donde permaneció hasta su cierre y traslado a Madrid en 1972.

El edificio fue cedido, en 1960, a Hermandades del Trabajo, que lo utilizó hasta 1979. En 1980, el cabildo de la Magistral lo cedió durante 15 años a los padres Salesianos con la obligación de que fuera dedicado al apostolado juvenil y de que atendiera el coro de Seises de la iglesia. Al acabarse el acuerdo, en 1995, el recién reinstaurado obispado de Alcalá decidió instalar en el viejo edificio el seminario mayor con el nombre de Seminario Diocesano de los Santos Justo y Pastor. A su vez, se compró la casa contigua. A partir de ese momento comienzan las obras de restauración del edificio, a cargo de los arquitectos Juan de Dios de la Hoz y Carlos Clemente, finalizando en 1997 con la inauguración del nuevo seminario por el Obispo de Alcalá de Henares. En el interior del antiguo Colegio de Seises se restauró una bella capilla octogonal neogótica, decorada con yeserías en el siglo XIX cuando el edificio fue restaurado y ampliado por el Marqués de la Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here