Ángelo Nardi y Alcalá de Henares

Ángelo Nardi.

Hay que reconocer que Alcalá de Henares tuvo mucha suerte cuando Ángelo Nardi fue encargado de realizar el programa pictórico de la iglesia del convento de monjas cistercienses de San Bernardo. Un magnífico pintor italiano, asentado en España, que convirtió a nuestra ciudad en el gran museo de su obra.

Nació en Razzo, Vaglia di Mugello (Toscana. Florencia) en 1584 y murió en Madrid en 1664. La Italia de finales del siglo XVI era un territorio lleno de disputas y señores territoriales que luchaban con la iglesia por mantener el poder. La familia de Ángelo, de noble estirpe florentina, fue víctima de esa situación, hasta el punto de ser desposeída de sus bienes y desterrada por los Médicis de Florencia

Tras su paso por Venecia, en 1607 ya estaba en Madrid trabajando para la Corte, aunque sus obras de aquella etapa no se conservan debido al incendio del Alcázar en 1734.

Hombre afable y de buen humor, amigo sincero y muy querido entre el resto de pintores de la Corte. Se preocupó de su profesión hasta el punto de conseguir la exención de la alcabala que hasta entonces los pintores tenían que pagar.

Su obra sigue la estela del manierismo toscano con el tamiz de la escuela veneciana. Esta manera de entender la pintura se refleja en el rotundo y naturalista rostro de los personajes y en la arriesgada manera de plasmar los juegos de luz a la hora de plantear sus trabajos. Su manera de pintar es producto de la Europa contrarreformista y posiblemente siguió los modelos de pintores como Ludovico Cigoli, Domenico Passignano o Caravaggio.

Se casó, aunque parece ser que no lo deseaba y que lo hizo por mantener activo uno de los talleres más importantes de Madrid, con la hija (de trece años) del pintor Marcos de Aguilera, tras la muerte de éste último. En 1625 consiguió la anulación del matrimonio.

También consiguió en 1625, aunque sin sueldo, el puesto de Pintor del Rey y en 1631 el de Pintor de Cámara de Felipe III. Por estas fechas llegó Velázquez a Madrid, ensombreciendo pronto a muchos de los pintores de la Corte. a pesar de todo, siempre existió una gran amistad entre Velázquez y Nardi.

Ángelo Nardi y Alcalá de Henares.

Las Bernardas.

La obra más importante de Nardi se encuentra en el convento de las Bernardas de nuestra ciudad. Entre 1619 y 1620 realizó las obras para este convento de monjas cistercienses fundado por el poderoso Cardenal Bernardo de Sandoval y Rojas, arzobispo de Toledo.

Las obras se sitúan en el grandioso templo del convento, obra del arquitecto Juan Gómez de Mora.

En las capillas de la Epístola tenemos la Adoración de los pastores, la Asunción de la Virgen y la Resurrección. En el lado del Evangelio, la Ascensión (donde se autorretrata Nardi con un libro en la mano), la Circuncisión y la Epifanía. En el lateral izquierdo del presbiterio Santo Domingo, la Conversión de San Pablo y el Martirio de San Lorenzo, donde podemos apreciar en la parrilla la firma del pintor y la fecha de ejecución, en el año de 1620. En el lateral derecho, San Francisco, la Crucifixión de San Pedro y el Lapidamiento de San Esteban. En el testero, acomodándose al arco de la bóveda, la Coronación de la Virgen. Bajo ella, separados por la reja del coro alto, el Arcángel San Gabriel y la Virgen forman la escena de la Anunciación. Siguiendo el orden descendente, la Glorificación de San Bernardo, la Inmaculada Concepción y dos monjas patronas de la orden: Santa Umbertina y Santa Lutgarda. Detrás del Baldaquino, la Imposición de la Casulla a San Ildefonso, patrono del arzobispado de Toledo.

Ángelo Nardi y Alcalá de Henares

Una explosión de color y de rotundas formas que convierten al conjunto pictórico de la iglesia en la mejor muestra de pintura italiana del siglo XVII en España.

Otras obras en Alcalá de Henares.

También fue el encargado de pintar en 1625 los obras para el gran retablo del jesuita Francisco Bautista situado en la iglesia del Colegio Máximo de la Compañía de Jesús en Alcalá de Henares. Las obras, desaparecidas en la Guerra Civil de 1936, eran las siguientes: Nacimiento de Cristo, Circuncisión, Epifanía, Presentación en el Templo, Calvario. 

Además, también eran suyas dos interesantes obras perdidas en el incendio del Palacio Arzobipal de Alcalá de Henares en 1939: Escenas de la Vida de la Magdalena (1639) y Comida milagrosa de San Diego de Alcalá (1640, procedente del desaparecido convento franciscano de de Santa María de Jesús o de San Diego).

Pintó el lienzo principal del retablo de la iglesia del convento de clarisas Nuestra Señora de la Esperanza en 1647 (desaparecidas en la Guerra Civil de 1936).

En el convento de franciscanas concepcionistas de Santa Úrsula  se conservan dos obras de Nardi: un Crucificado y un San Jerónimo, ambos ahora en la clausura.

La otra gran colección de Nardi en Alcalá de Henares se conserva en el convento de carmelitas del Corpus Christi o de Afuera: Crucifixión y Escenas de la Vida de Santa Teresa de Jesús: Santa Teresa contemplando a la Santísima Trinidad, Toma del hábito de Santa Teresa y novicias de la Encarnación, Santa Teresa escribiendoSanta Teresa azotándose contemplando un Ecce Homo, Santa Teresa recibiendo el dardo de oro, Santa contemplando un Ecce Homo.

No se conservan, al menos en Alcalá de Henares, las obras que pintó para el Colegio Convento de Mínimos de Nuestra Señora de la Victoria, hoy facultad de Económicas de la Universidad de Alcalá, desaparecidos tras la Desamortización de 1836: Adoración de los pastores, el Nacimiento de Jesús, la Visitación de la Virgen a Santa Isabel, la Anunciación, la CircuncisiónMoisés salvado de las aguas y cuatro cuadros de los que se desconoce los temas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.