La Prehistoria en la zona de Alcalá de Henares

La Prehistoria es una etapa compleja pero bien representada en el valle del Henares, un espacio geográfico más que adecuado para el asentamiento humano. La zona se sitúa en un importante nudo de comunicaciones, los cerros facilitan la defensa, la tierra es fértil y el clima razonable. Los suelos arcillosos proveen de una estupenda materia prima para la cerámica. Así lo entendieron la práctica totalidad de los pueblos que ocuparon la Meseta Central .

Los primeros pobladores que eligieron esta zona de la Península Ibérica se encontraron con un territorio propicio, creando diferentes tipos de asentamientos como muestran los restos encontrados.

Del período Paleolítico contamos con los restos más antiguos: utensilios de piedra toscamente tallados encontrados en yacimientos del Campus Universitario, arroyo Camarmilla y margen izquierda del Henares.

El Neolítico se desarrolló entre la segunda mitad del cuarto milenio y parte del segundo antes de Cristo. Las excavaciones efectuadas en los cerros de la margen izquierda del río Henares han aportado cerámica, lascas y hojas de sílex talladas.

La metalurgia se inició en el Calcolítico a lo largo de dos períodos: el Precampaniforme, representado en el yacimiento de la Esgaravita, y el Campaniforme, con yacimientos de nuevo en los cerros y terrazas fluviales. En ambos casos, los restos aparecidos consisten en fondos de cabaña en los que se han encontrado útiles de sílex, molinos manuales, punzones de hueso y la característica cerámica en forma de campana.

La Edad del Bronce se considera una prolongación del período anterior. Los principales restos hallados en la zona de Alcalá de Henares se sitúan en el Cerro del Ecce Homo y consisten fundamentalmente en cerámicas decoradas con incisiones en zig-zag aparecidas de nuevo en hoyas o fondos de cabaña.

Por último, la  Edad de Hierro enlazó con el período Celtibérico, que culminó con la romanización en el siglo II a. de C. Los principales yacimientos se sitúan en los Cerros de San Juan del Viso y Ecce Homo, siendo especialmente importante la zona de la Cuesta de Zulema, donde apareció un castro fortificado y un pequeño tesoro de monedas íbero-romanas. En una de ellas se puede leer el nombre íbero de Alcalá: Ikesancon Kombouto, de donde es posible que se derive el nombre romano de Complutum. Se Además, se ha descubierto un importante poblado celtibérico en la parte este de la ciudad, cercano al río Henares.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here