Convento de Nuestra Señora de la Esperanza o de Santa Clara

El Convento de Nuestra Señora de la Esperanza o de Santa Clara fue en sus orígenes un pequeño beaterio para monjas franciscanas que, bajo la advocación de Santa Librada, se fundó en 1481 en la zona de la Puerta de Aguadores.

Su ubicación, en el área de expansión de la ciudad universitaria no vino bien al Cardenal Cisneros en sus planes, por lo que en 1517 el convento se trasladó a unas casas situadas en el solar que ocupa en la actualidad, frente a la plaza de San Juan de Dios. Además, con este cambio la congregación pasó a formar parte de la Segunda Orden de San Francisco o “Claras”. Hacia 1525, se terminaron las obras del nuevo convento, del que hoy en día tan sólo subsiste la iglesia. En 1645, el Barón Jorge de Paz y Silveira y su esposa Beatriz de Silveira, fundadores de numerosas instituciones, entre ellas el Colegio de Irlandeses de Alcalá de Henares, proporcionaron las rentas para la edificación de un nuevo convento, del que tan sólo se construye una parte.

Al exterior, la iglesia resalta por su airosa espadaña y por los curiosos contrafuertes cilíndricos, todo ello construido en magnífico aparejo de ladrillo. La fachada de la zona conventual presenta la característica austeridad, propia de estos edificios, sólo rota por el escudo de los Barones de Paz. El interior del templo sigue el modelo habitual de las iglesias complutenses de la época. De una sola nave y cúpula sobre crucero sin desarrollar y coro en los pies. Los retablos y capillas desaparecieron durante la Guerra Civil, pero se han conservado numerosas e interesantes lápidas sepulcrales con representaciones heráldicas.

El interior de la clausura contiene un estupendo claustro y numerosas obras de arte. En pintura destacan varios lienzos de Alonso del Arco y un San Francisco de Lucas Jordán. En el archivo sobresalen los planos originales del convento. Una buena colección de orfebrería completa su patrimonio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here