Los Santos de la Humosa

En el siglo XVII nació en Los Santos de la Humosa Francisco de los Santos, historiador, músico, pintor y miembro de la orden de San Jerónimo. Quizá este fraile jerónimo sea el personaje histórico más importante nacido en la villa; un hombre que, además, fue un pionero en el arte de describir las bellezas de un lugar con el objetivo de enganchar al prójimo en el deseo de visitarlo. Francisco fue dos veces prior del Monasterio de El Escorial (en 1681 y en 1697) y, tomando como escusa la conclusión del Panteón Real por parte de Felipe IV, se le ocurrió escribir su «Descripcion breue del monasterio de S. Lorenzo el Real del Escorial, vnica marauilla del mundo; …». Todo un adelantado en las técnicas de atracción turística, escrito por una persona nacida en una villa con vocación de mirador, también turístico, a las tierras del Henares.

Porque Los Santos están en un mirador o un alto, a 900 metros, en las estribaciones de la Alcarria, siempre mirando a Meco, a las tierras de Alcalá de Henares. Antigua Puebla de Alcalá, de su famoso alfoz, su origen es muy antiguo. Antes fue un lugar romano, Fumosa, junto al río Henares, posiblemente de villas agrícolas y de control de comunicaciones. Brumas o nieblas tuvo que haber y muchas, porque quizá su nombre proceda de esa circunstancia. El territorio de la villa es muy rico en yacimientos de diferentes etapas (Mioceno Medio y Superior, Paleolítico Inferior, Neolítico, Calcolítico, Edad del Bronce, Roma…), todos ellos vinculados a la riqueza natural, agrícola y social desarrollada en torno al río Henares. Pero también fue el río el que obligó a trasladar la población a un alto allá por el siglo X, debido a las epidemias generadas por sus aguas.

Luego la Reconquista, el alfoz complutense y su dependencia de los arzobispos de Toledo, el título de Puebla en 1276 y el de villa en el siglo XV. Acabó siendo anexionada a la Corona en época de Felipe II y, desde entoces, comenzaron los pleitos por las tierras y los bosques con Santorcaz y Alcalá de Henares, alguno todavía muy cercano, como la disputa por el paso y abrevadero del Barranco del Lobo en el río Henares.

Su bella iglesia se comenzó en el siglo XVI bajo trazas de Nicolás de Ribero, maestro que participó en las obras de la fachada de la Universidad de Alcalá. Dedicada a San Pedro Apóstol, puede que se sitúe sobre el lugar donde, según Ambrosio de Morales (siglo XVI), vivió un ermitaño llamado Pedro. También nos habla Ambrosio de Morales de un villa con 190 casas, unos 900 habitantes, dedicada a la agricultura y la ganadería y con fiestas dedicadas a Santa Ana, San Isidoro, San Gregorio Papa, Santa Águeda y la invención de la Cruz.

Una villa famosa también por sus capeas de novillos, la primera fue en 1684, por su Virgen de la Humosa, por su antigua presa de sillería del río y por su puente sobre el Henares, que en 1888 por fin posibilitó una comunicación más rápida con el resto de la comarca.

Hoy Los Santos de la Humosa está, como siempre, a mitad de camino entre la campiña y la Alcarria, dedicada a dar alojamiento a los que huyen de las grandes ciudades y apostando por conservar la tranquilidad de un pueblo que parece nacido pora observar el cielo y la tierra.

Enrique M. Pérez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.