Algunas rejas de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares

Algunas rejas de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares

Hay tesoros que desde siempre me han apasionado. Cuando de pequeño pasaba a un templo inmenso, lleno de colores, imágenes, formas, olores, oscuridad…siempre acababa fijándome en esas esbeltas estructuras de metal oscuro y, como es natural, frío, que se retorcían en mil formas y se alzaban puntiagudas entre desafiantes y protectoras. Las rejas de la catedrales, colegiatas o grandes iglesias de mi niñez son como los molinos de viento de don Quijote, gigantes grandes, infranqueables, pero necesarios, imprescindibles, en la historia de estos edificios.

No hay templo que se precie de mantener al menos parte de su esplendor pasado que no conserve sus rejas y, en este caso la Catedral Magistral de Alcalá de Henares ha tenido relativa suerte. Si paseamos sin prisa por su interior, podremos observar que los restos de aquel templo que mandó construir el cardenal Cisneros todavía se mantienen más o menos fieles a sus orígenes. El gótico del siglo XVI se mezcla con decoración renacentista e intervenciones del siglo XVII. En el lado de la epístola (según entramos, a la derecha), hay una reja puerta, herreriana y barroca, de fuertes balaustres, que sigue el modelo de la moda de la capital toledana en el siglo XVII. Pertenece a la antigua capilla de Pedro López de Alcalá o de acceso al claustro. Algo monótoma, de balaustres no demasiado elaborados, pero que se anima en los que separan los triples paños de la reja. Poca decoración vegetal, pináculos, círculos y, en el gran vano semicircular, barrotes dispuestos de forma radial.

De la antigua cofradía de Santa María la Rica, que tuvo bajo su custodia el hospital de su mismo nombre, se conserva una pequeña capilla gótica con bella reja, en la actualidad bajo la advocación de la Virgen de la Cabeza. La reja es del siglo XVIII y salió del taller del rejero alcalaíno Carlos Visieras, como se aprecia con claridad en la leyenda que la decora. Austera, más herreriana que barroca, cuenta con un remate circular con barrotes que se colocan de forma radial. El resto: sencillos barrotes muy al gusto del siglo XVII.

Pero el tesoro en hierro de nuestra Catedral Magistral está en las rejas de la Capilla Mayor y en la que queda del Coro. Son obra de unos de los grandes del arte de la rejería renacentista en España: Juan Francés. Las labró en Alcalá de Henares y fueron encargadas y pagadas por el cardenal Cisneros.

La reja de la Capilla Mayor muestra la perfección del gran «maestre Juan Francés Maestro Maior de las obras de hierro en España», como él mismo firma en las reja. Arriba, como eje y centro de la obra, una gran cruz con dos palmas que abrazan dos coronas martiriales de los Santos Niños Justo y Pastor. Bajo ella, rodeado de una brillante decoración de flores, ramas, hojas, ramos y dos ángeles, centrando el conjunto, el escudo del cardenal Cisneros, decorado en rojo y oro. La maravillosa crestería muestra un esplendor tan exuberante y rítmico que acaba formando un bello arco mixtilíneo. Soportando la crestería, un friso final decorado de nuevo con temática vegetal, añadiendo escudos de la inquisición (Cisneros fue Inquisidor General) y torreones.

La reja se divide en dos cuerpos, separados por una franja intermedia decorada con formas vegetales y bellas flores de chapa . Los barrotes torsos y cuadrillados separan los triples paños. La puerta principal, a dos batientes, se corona con un dintel decorado con una delicada puntilla en medio de la cual aparece la alusión al autor Juan Francés. La cerradura se decora con el motivo arzobispal y la cruz de la inquisición  A los lados, dos puertas que sirvieron en su momento para dar paso a dos púlpitos.

Una perfecta obra del siglo XVI, muestra de la transición del gótico al renacimiento, que se repite en otras rejas de la Catedral Magistral, como la del antiguo Coro, actualmente a los pies del templo, la de la capilla de la Virgen del Val, obra del taller de Juan Francés bajo la dirección del maestro, y en parte también en la de la actual capilla de San Diego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.