La importante área arqueológica de Complutum

La zona de confluencia entre el río Henares y el arroyo Camarmilla fue un importante cruce de caminos en época romana. Fue a este lugar donde, hacia el siglo I, se trasladó la población hasta entonces instalada en lo alto del Cerro de San Juan del Viso. La nueva ciudad aprovechó los ejes viales preexistentes para configurar su estructura urbana. De este modo la vía que unía Emérita Augusta con Cesaraugusta se transformó en Decúmano Máximo y la que unía Complutum con Carthago Nova por el puente de Zulema y su prolongación septentrional hacia Cauca y la Sierra Norte de Madrid se transforman en el Cardo Máximo. El punto de intersección entre las dos vías principales se situó el foro donde se instalaron los edificios públicos más importantes.

Trazando paralelas a las dos arterias, es decir, siguiendo el clásico esquema ortogonal, se obtuvo la cuadrícula en la que se irían asentando las nuevas y lujosas casas. Alrededor del municipio se construyeron nuevas villas para explotar los recursos agrícolas de la fértil vega.

A partir de 1983 se comenzó a trabajar en diferentes campañas arqueológicas en la zona del conocido como Paredón del Milagro, muro romano muy bien conservado que formó parte de la Basílica Civil. Fruto de estas excavaciones fue el hallazgo de restos de los principales edificios públicos del Foro, esto es, Basílica Civil, Termas y Cisterna. También se han ido encontrando de mausoleos, industrias de pan y vidrio, calles…

La Basílica tiene planta rectangular de 28 por 16 metros. Su interior era una sala hipóstila rodeada por 16 columnas cuya ubicación conocemos gracias a los agujeros que los expoliadores de otras épocas practicaron para extraerlas. Las Termas norte, adosadas a la basílica, contienen los clásicos elementos de estas construcciones: el hipocausto con dos salas calientes, tepidarium y caldarium, cuyos suelos se levantaban sobre las pilae de ladrillos encontradas, y una sala fría o frigidarium con restos de piscina semicircular. En un lateral, la Cisterna, con unas medidas de 15 por 4 metros y una altura de 3 metros, era una sala abovedada, tal como muestran los arranques de arcos conservados. El abastecimiento de agua se realizaba por una canalización que corría bajo el Cardo Máximo con toma en el río Henares. Estas termas se transformaron en Curia a partir del siglo III, conservándose el criptopórtico y  restos de los pilares sobre los que se sujetaban las columnas del pórtico monumental. Las Termas sur, que sustituyeron a las anteriores, siguen el esquema clásico pero con menor tamaño. Junto a estas termas se encuentran los restos del Macellum o mercado situado en el Foro.

En este área se ha reconstruido parte del Aurigaculum, edificio situado en una avenida porticada donde ejercían su función los augures.

Así mismo, son numerosas las villas o casas asentadas en el entramado urbano de Complutum y de las que nos han llegado numerosos restos. Entre ellas, destacan las casas de Leda, Cupidos, Baco, de los Peces, de la Máscara Trágica, de la Lucerna, del Átrio, de Aquiles y, sobre todo, la de los Grifos. Las denominaciones provienen de la temática de los mosaicos encontrados que las decoraban, de sus elementos constructivos o de material encontrado en las excavaciones.

La importante área arqueológica de Complutum
Foto alcalaymas.com

La casa de los Grifos, de 900 metros cuadrados y con 17 ambientes, es uno de los tesoros arqueológicos de Complutum. Debe su nombre a los animales mitológicos que decoran una de las pinturas más importantes de la casa. Su construcción se data hacia mediados del siglo I y de lo que no parece haber duda es de que perteneció a una de las más poderosas familias de la ciudad. Estuvo habitada durante unos 250 años. En 2011, se  levantó una gran cubierta protectora que permite su visita y la correcta restauración del conjunto. Conserva como un gran tesoro la mayor colección de pintura mural romana en un solo edificio conservada en España. En la actualidad se puede visitar desde una pasarela habilitada en el yacimiento.

Alrededor de este área también tenemos los restos de la Fuente del Juncal, muy restaurada en el siglo XIX, que parece responder a un área termal o de balnearios de la ciudad romana. También se conservan los pilares del Puente de Zulema sobre el río Henares. En la zona este de la ciudad se sitúa la villa del Val. Por la temática de sus mosaicos y estucos permite suponer que fue finca de crianza de caballos de carreras. Al norte del arroyo Camarmilla, la Casa de Hippolytus, con mosaicos de gran belleza, eran un colegium iuvenum, centro de actividades para jóvenes.

En el Cerro de San Juan del Viso se están comenzando a desarrollar diferentes intervenciones arqueológicas. Se trata de una zona de gran valor debido a que en este lugar se situó un primitivo asentamiento celtíbero sobre el que se fundó Complutum hacia el siglo III a. C (la ciudad que en el siglo I se trasladó junto a la vega del río Henares). Es posible que en este área arqueológica se encuentren los restos del teatro romano de la ciudad.

La ciudad romana de Complutum se declaró Bien de Interés Cultural, categoría de Zona Arqueológica, en 1992. La zona del Foro es visitable desde 2009 y la Casa de Hippolytus fue abierta al público en 1999.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.