«Guía del buen comer español», turismo gastronómico en 1929

En 1929, el Patronato Nacional de Turismo publicó la interesante guía gastronómica titulada «Guía del buen comer español. Inventario y loa de la cocina clásica de España y sus regiones». Obra de Dionisio Pérez (cuyo seudónimo como gastrónomo era Post-Thebussem), fue un magnífico periodista de principios del siglo XX. Escritor, político, articulista, se le considera el creador de la idea de una cocina española nacida de las especialidades y tradiciones gastronómicas de sus regiones.

En el capítulo de la guía titulado «El garbanzo en el meridiano de Madrid» hace esta curiosa relación sobre la capacidad consumidora de Madrid, además de nombrar a los «pueblos» que no pueden quedar fuera del inventario gastronómico de la provincia:

«El mayor elogio de Madrid gastrónomo estaría en expresar su capacidad consumidora. En 1928 devoró 77.418 vacas, 38.083 terneras, 466.854 corderos y 49.392 cerdos, sin contar las reses que fueron sacrificadas en los mataderos de los pueblos inmediatos y traídas a Madrid. Para deglutir estos treinta millones y medio de carne, consumió algo más de ciento once millones de kilos de pan.
En la provincia de Madrid hay pueblos que no pueden quedar excluidos de este inventario: Aranjuez, singularmente, con sus espárragos y sus fresas; Miraflores de la Sierra con su requesón y sus fresones y su miel; Chinchón con sus aguardientes; Alcalá de Henares con sus almendras; Villaconejos con sus melones, que compiten con los mejores de Valencia y Rota, y, finalmente, Fuenlabrada con sus rosquillas famosas, que figuran en todos los recetarios de pastelería y confitería».

Enlace «Guía del buen comer español«

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.