La gastronomía tradicional castellana se mantiene viva en muchos de los platos que se pueden degustar en los restaurantes de Alcalá de Henares. Una herencia que hunde su raíces en la cocina popular del Siglo de Oro y que tiene en el Quijote una magnífica referencia. Sabores y esencias castellanas y alcarreñas se mezclan con sabrosas especialidades reposteras, dotando a nuestra ciudad de un gran patrimonio gastronómico.

En el archivo adjunto podremos encontrar diferentes recetas de guisos y dulces que nos acercarán a la época y a las sensaciones de la España de los siglos XVI y XVII.

Descargar archivo adjunto: La cocina del Siglo de Oro. Recetario

  • Duelos y quebrantos alcalaínos: En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más de vaca que carnero, salpicón las noches, duelos y quebrantos los sábados…
  • Judías blancas con perdiz: El mundo de la caza siempre ha sido propicio a avivar el ingenio y remover los estómagos, más aún antes de ponerse a acometer lances de todo tipo, y no digamos si son de amor…
  • Salpicón de ternera: Este rey de la cocina manchega es citado por el gran Sancho en la segunda parte de El Quijote. Conversando con el médico que le andaba recomendando sobriedad en las cenas, y sería por aquello que sabiamente dice el refranero del que tanto gustaba Sancho,…
  • Olla: La olla era conocida por aquel tiempo como “podrida” (no se asusten, porque no hace referencia su antiguo nombre al estado de conservación de los alimentos, sino, atendiendo a la evolución etimológica de la palabra, al calificativa de “poderosa”). El caso es que quijotesca lo es y mucho. Al comienzo de su obra, Cervantes nos dice
    refiriéndose a la dieta del famoso hidalgo…

  • Pichones asados: Apreciaban Don Quijote y Sancho tanto lo que corría como lo que volaba la hora del buen yantar, he aquí una receta de pichones asados que les abría hecho la boca agua.
  • Gallina en pepitoria: Una de las recetas más populares del siglo XVII es la Gallina en pepitoria. Plato contundente, lleno de sabores y olores, aromatizado con verduras y especias, al que se le podía añadir, o no,…
  • Migas de pastor: El plato de los platos, la esencia de una tradición gastronómica pastoril y agrícola que entronca con las costumbres culinarias más populares y antiguas. Las migas, elaboradas a partir de sus mil y una variantes, es un plato con…
  • Morteruelo: Efectivamente, un sabroso “paté” a la manera castellana, potente y calorífico, propio para sufrir con paciencia los rigores del duro invierno de la meseta central. Nada que envidiar a otras exquisiteces gastronómicas…
  • Cangrejos en salsa con vino blanco: Exquisito y lleno de resonancias literarias y medievales se nos presenta este plato, digno de buscadores de paz y sosiego en las aún tranquilas e idílicas riberas del Henares. Buscando camarones por el río Henares dejábamos en el siglo XIV…
  • Gazpacho de Marcela: Marcela, la pastora de la primera parte de El Quijote, que rechazaba el trato con los hombres y gustaba de su libertad ante todo, no encuentra reparo alguno a la hora de degustar este plato propio de los pastores de la época…
  • Guiso de las bodas de Camacho: Si hay un plato digno de ser nombrado como de El Quijote es éste que hemos llamado “Guiso de las bodas de Camacho”. Mezcla de tradición, fantasía y gusto por el buen comer, el guiso se nos presenta como un plato poderoso…

Postres

  • Flores
  • Suspiros
  • Rollos ilustrados
  • Almendras de Alcalá
Compartir

Dejar respuesta